EXPRESIÓN DE EMOCIONES

Las emociones son como la respiración: una inspiración es similar a la emoción que está viniendo, el punto álgido de la inspiración es como el estallido que sentimos, cuando la emoción está en su momento más intenso, luego hay un pequeño momento de tensión en el que no sabemos qué va a suceder (como en el instante entre inspiración y espiración), y después en la espiración sentimos la calma que nos llega cuando hemos expresado la emoción y se va.

 

Si las emociones son algo tan elemental como respirar… ¿por qué las tememos tanto? ¿Por qué negamos a veces hasta el extremo que las cosas nos afectan, nos producen rabia, miedo, tristeza, dolor…? Vivimos en una sociedad donde resulta bastante común la negación de las emociones, donde apenas (o en pocos entornos, según mi experiencia y la que otras personas me cuentan) hablamos de cómo nos sentimos o cómo nos afecta lo que “un otro/a” ha hecho o dicho.

 

No en pocas ocasiones nos tachan de exagerados cuando expresamos las emociones.

El otro día iba en el metro y un chico subió y pedía y regalaba sonrisas, dijo algo que me llamó la atención: “hay mucho zombie en el metro”, y yo pienso que “estar como zombies” es consecuencia de no expresar las emociones. Si no expresamos la rabia, la tristeza, el miedo o el dolor, tampoco podemos expresar la alegría, porque la alegría es consecuencia de expresar éstas otras. ¿Cómo voy a estar alegre si nunca estoy triste? No tiene sentido, verdad? Igual que lo negro no existiría sin lo blanco, la cobardía sin la valentía y la bondad sin la maldad, de igual manera no es posible la alegría sin “la otra cara de la moneda”, la tristeza.

Así que todas las emociones: TODAS, son sanas. Lo que hay son emociones agradables y emociones desagradables, porque es más placentero sentir valor que miedo, o sentirnos poderosos que enfadados… pero, amigos, todos sentimos las mismas emociones aunque unos nos identifiquemos más con unas que con otras.

 

¿Y tú, con qué emociones te identificas más? ¿Cuáles te cuesta más expresar?

Si te ha gustado, ¿por qué no dar las gracias compartiendo? 🙂